Las bodegas en condiciones
 

Bodegas de vino

El ambiente: hay que resguardarlos de ruidos excesivos, olores agresivos o intensos, del cigarrillo y mantener una humedad acorde para favorecer al corcho.

Cuaderno de notas: debemos llevar un registro de las cualidades del producto en el que debe constar los datos de la añada, bodegas, variedad, grado alcohólico, crianza y datos específicos de la degustación.


Los que reverenciamos el vino como una de las bebidas más notables generadas por el espíritu humano, solemos soñar con tener en nuestra casa un sótano más o menos amplio y convenientemente ventilado para armar allí nuestras propias y particulares bodegas de vino.

Bodegas de vino

Un lugar sosegado y austero al que podrían acceder solamente personas amigas y que compartan nuestra suerte de "religión" enológica.Lamentablemente, tener una casa con sótano para poder reslizar y armar nuestras bodegas es en estos tiempos es casi imposible.

Solamente las grandes casas en las afueras o en ciertos countries exclusivos pueden contar con un lugar como el que describimos.

No debemos olvidar que para que un vino pueda transformarse, complejizando sus aromas y sabores, estabilizando su color, redondeando sus taninos y armonizando sus estructura es imprescindible respetar la crianza y la guarda.

Teniendo armadas nuestras bodegas podremos mejorar las cualidades de elaboración. Las bodegas tiene que tener un lugar que se destine para guardar los vinos no tendrá las cualidades de las bodegas más prestigiosas como al de los grnades establecimientos pero será nuestra y de igual forma se acondicionará un espacio de la casa donde esté a resguardo.

Lo más importante para guardar un vino es verificar previamente si tiene las características esenciales para la guarda: se debe degustar para lo cual se debe contar con varias botellas y tener suficiente información (paso por barrica, año de cosecha, aspectos sensoriales: aromas, texturas y sabores).

 

Como realizar una de sus propias bodegas de vino

Otro de los datos más importantes para el armando de nuestras propias bodegas de vinos es saber qué tipo de vinos se pueden guardar. Son aptos los que tienen cuerpo y estructura, con buen grado alcohólico, taninos abundantes, buena acidez y los que además tienen crianza en barrica.

Con los vinos blancos debemos tener más cuidado, ya que tienen menos aptitud para guardas prolongadas, debido a su corto contacto con hollejo y semilla. Actualmente la fermentación en barrica favorece a que evolucionen positivamente en botella, sumando una cualidad para la guarda.

Dentro de los cepajes más recomendados por sus características es el Chardonnay y el Semillan.