El embarazo
Comportaminento
Nutrición
Parto
Regalos
Salud
Infancia
Seguridad
Salud
 

Deposiciones recien nacido

 

Cambios en las deposiciones recien nacido. En los primeros días las deposiciones del bebé contienen una sustancia negra, pegajosa, parecida al alquitrán, denominada meconio, compuesta por restos de líquido amniótico que quedaron en los intestinos.

En los días subsiguientes, las deposiciones recien nacido ya no son tan pegajosas y se tornan más verdosas o amarronadas. En una o dos semanas se vuelven más amarillas y adquieren una consistencia más regular.

Discapacidad recien nacido

Las deposiciones recien nacido que toman el pecho son de color amarillo, su consistencia es como la de la mostaza y tienen un olor a leche cortada que no es desagradable. Los cambios en las deposiciones de un bebé que toma el pecho dan una pista sobre los cambios en la leche de la madre: a medida que el bebé ingiere la leche y que la cantidad de grasa en ella aumenta, las deposiciones se hacen más amarillas y más parecidas a la mostaza.

Dado que la leche materna tiene un efecto laxante natural, las deposiciones recien nacido que toman el pecho son más frecuentes y suaves que las de los que toman mamadera, que tienden a ser más sólidas, más oscuras y con olor desagradable. Si se agrega hierro en la leche, las deposiciones son verdosas.

La cantidad de deposiciones recien nacido varía notablemente en los recién nacidos. Algunos bebés defecan después de cada vez que toman el pecho. Un recién nacido que recibe una cantidad suficiente de leche materna suele tener de dos a cinco movimientos intestinales por día.

 

Tipos de deposiciones recien nacido

 

Algunas madres a menudo oyen que se produce una deposición leve unos minutos después de haber comenzado a amamantar. Aunque las deposiciones recien nacido por lo general son de un color amarillo-mostaza, no hay que preocuparse si ocasionalmente son de color verde, siempre y cuando el bebé presente un buen estado general.

De vez en cuando algunos bebés tienen una deposiciones recien nacido es dura o repentina que provoca un pequeño desgarramiento en el recto, llamado fisura rectal. Como consecuencia se podrán observar unas gotas de sangre en el pañal o hilos de sangre en sus deposiciones. Por lo común, las fisuras se curan con facilidad. Puede ser conveniente lubricar el recto del bebé con supositorios pediátricos de glicerina, siguiendo las indicaciones del médico.

La orina de los recién nacidos no es muy concentrada y tiene un aspecto acuoso. Es probable que en unas pocas semanas comience a adquirir un color amarillo-ámbar más concentrado. Es común que en las primeras semanas sólo haya que cambiar dos o tres pañales por día. De allí en adelante, será necesario cambiar el pañal de tela entre seis y ocho veces diarias (cuatro a cinco veces, si son descartables).

 
volver a salud
Copyright © Todos los derechos reservados - Recien Nacidos 2008