Articulos de
Hipertension arterial
 
 

Tension arterial

   
 

Una de las exploraciones a las que casi todos nos hemos sometido en alguna ocasión es la lectura de la tension arterial. Pero ¿qué es la tension arterial ? ¿Qué mide? ¿Qué significan las cifras?
Lo más sencillo sería darle una respuesta puntual a estas preguntas, pero para llegar a comprender medianamente este tema es necesario asomarse un poco a la anatomía y a la fisiología humanas.Tension arterial

El cuerpo humano posee en su interior lo que podríamos asimilar a una fontanería, con cañerías, válvulas y una bomba propulsora. Nos referimos, por supuesto, al sistema circulatorio.
Ajustándonos al símil, diremos que las cañerías serían el equivalente de las arterias y de las venas (estas últimas con válvulas). La bomba impulsora sería el corazón.

Este sistema se distribuye ampliamente por todo nuestro organismo y cumple una serie de funciones vitales: la respiración, la nutrición, la detoxificación, la defensa, el mantenimiento de la temperatura corporal, el transporte de sustancias diversas y la regulación de los líquidos corporales, dependen en gran manera de este sistema, y para ello precisa de una tension arterial determinada.

1. La respiración:
El sistema circulatorio vehicula en su interior una serie de sustancias y también de células; entre estas últimas se encuentran los eritrocitos o hematíes.
Estas células están encargadas de recoger el oxígeno, que se disuelve mal en la sangre y de cedérselo luego a los tejidos.

La sangre, cargada con estas células, pasa por los pulmones, donde recoge el oxígeno proveniente del exterior y lo transporta en estas células hasta las zonas más recónditas de nuestro cuerpo, permitiendo así su respiración. Del mismo modo, recoge en estos lugares el anhídrido carbónico (CO2) que se produce como consecuencia de la respiración tisular y lo vuelve a trasladar hasta los pulmones, que lo expulsan al exterior en cada nuevo acto respiratorio.

2. La nutrición:
Nosotros ingerimos alimentos y éstos van a pasar directamente al tubo digestivo, que se encarga de convertirlos en sustancias más asimilables para nuestros tejidos y los cuales pueden variar a la tension arterial. El único nexo que hay entre el tubo digestivo y el resto de los tejidos es el sistema circulatorio y, por tanto, es la única vía por la cual el alimento es capaz de llegar a ellos.

3. La detoxificación:
A través de los canales de este sistema de fontanería, viajan los productos tóxicos y los desechos del metabolismo (conjunto de mecanismo mediante los cuales el cuerpo se nutre, se renueva, crece y se mantiene) hasta las zonas de eliminación, como, por ejemplo, el riñón.

4. La defensa: El sistema cardiovascular es un excelente vehículo para trasladar hasta la zona afectada por una agresión todas las fuerzas de choque que produce nuestro cuerpo para protegerse.

 

Mantenimiento de la tension arterial

 

5. Mantenimiento de la tension arterial estable:

Gracias a una circulación continua de la sangre, es posible mantener una temperatura corporal siempre igual. La sangre calienta las zonas frías y pierde calor en las calientes y merced a este sistema, tanto los sujetos que viven en climas extremadamente cálidos como los que habitan en zonas polares, son capaces de mantener aquella temperatura corporal a la que se producen de forma más eficaz los procesos vitales.

6. Transporte de sustancias:
Hemos utilizado un símil de fontanería, porque el sistema circulatorio es un conductor. A través de su infinidad de canales viajan las sustancias más diversas:
— Medicamentos, que consiguen acceder a sus lugares de acción.
— Hormonas (sustancias especiales, fabricadas por el propio cuerpo en zonas determinadas, con el fin de activar, promover o realizar una función especial en zonas alejadas de su lugar de producción).
— Proteínas, grasas, vitaminas, minerales, azúcares, células.

7. Regulación de los líquidos corporales:
El sistema circulatorio es una especie de amortiguador de las variaciones en la cantidad de líquido que contiene nuestro cuerpo. En el caso de que una persona ingiriese una gran cantidad de líquido, sus tejidos no estarían anegados, y si, por el contrarío, apenas bebiese, el sistema circulatorio (amén de otras estructuras en las que no nos centraremos) conseguiría que la cantidad de líquido presente en los tejidos fuera suficiente como para que continuaran produciéndose los procesos metabólicos en lo posible. Estas son algunas de las funciones en las que interviene de forma directa el sistema cardiovascular y en la tension arterial y para ello, como ya hemos apuntado, dispone de una cierta cantidad de líquido, que en el sujeto adulto normal viene a ser de unos cinco litros.

Este líquido o plasma es uno de los ejes de la exposición. Permite que las sustancias de las que hemos hablado se trasladen más fácilmente a través de los canales circulatorios; diluye las sustancias tóxicas, disminuyendo su efecto lesivo y es, por fin, un líquido en constante renovación.

Se elimina por la piel mediante la perspiración insensible y la transpiración o sudor, por el riñón al orinar, por el intestino en la defecación y por los pulmones, humedeciendo el aire que circula por nuestras vías aéreas.
Se ingiere con los líquidos de bebida y con los alimentos (que contienen agua de forma natural) y se produce a nivel de determinados sistemas corporales, como consecuencia de los procesos metabólicos.

La artería es elástica y se dilata al paso de la sangre, con lo que consigue propagar la fuerza con la que el corazón ha eyectado la sangre.

La sangre somete a la pared de la aorta a una cierta tensión. Esta tensión depende de la cantidad de sangre que salga del corazón, de la fuerza que la impulse y de lo elástica que sea la aorta. Si la arteria está calcificada y dura, la tensión es diferente.

Ahora ya sabe usted lo que es la tension arterial. La tension arterial sistólíca (la «máxima», la cifra más elevada) es la que hay en las paredes de la arteria aorta cuando recibe el chorro de sangre que le envía el corazón en cada latido.

Cuando a una persona se le mide la tension arterial, se obtienen dos cifras diferentes: una sistólica y una diastólíca. La tension arterial sistólica es la cifra más elevada, «la máxima», y la tension arterial diastólíca, es la cifra menor, «la mínima» ¿Qué quiere decir esto? El nombre de tension arterial sistólica y diastólica se le aplica a estas dos cifras en función de la situación en que se encuentra el corazón.

El corazón se contrae y se relaja en cada latido; al contraerse, envía la sangre: es la sístole, y da lugar en las paredes de la arteria aorta a la tension arterial sistólica.

Una vez que el corazón se ha contraído y ha eyectado la sangre, se relaja, se «abre», para recibir la sangre que le llega de todas las zonas del organismo. Esta segunda fase del ciclo cardíaco recibe el nombre de diástole.

El sistema circulatorio es un circuito constantemente repleto de sangre. Una vez que el chorro de sangre enviado por el corazón choca con las paredes de las grandes arterias y da lugar a la tension arterial sistólica, la sangre continúa su curso, circulando por canales de menor calibre. En este momento, el corazón se encuentra en fase de diástole y por eso la tensión que hay en las paredes arteriales en este instante se denomina diastólica.

Esta tension arterial diastólica depende mucho más del estado de las arterias que del funcionamiento del corazón.

 
hipertension arterial
hipertension
tension arterial
  artritis infecciosa

Las artritis producidas por una infección del organismo se llaman «artritis infecciosa». artritis infecciosaCuando el microbio que la produce está dentro de la articulación se llaman «sépticas», y si producen pus se denominan «purulentas»... 

  tipos de obesidad

No me gusta esta denominación, que induce a tirar la toalla y aceptar la obesidad para siempre. Se inicia en la primera infancia
tipos de obesidad
Sufre un notable aumento en la pubertad y se prolonga durante la vida adulta, si no se trata correctamente...

 
     
Categorias de medicina Familiar
  Copyright 2008 - Medicina Familiar