Articulos de
Columna vertebral
 
 

Espondilitis

   
 

Las alteraciones inflamatorias de la columna vertebral pueden ser debidas a infecciones microbianas. Se llaman entonces «espondiloartritis» cuando estas infecciones residen lejos de la columna vertebral y los microbios no llegan a alojarse en las vértebras porque el daño lo producen las toxinas que llegan por la sangre; o se llaman «espondilitis» cuando los microbios se alojan en las mismas vértebras y producen así lesiones destructivas.Espondilitis

La «espondilitis infecciosa séptica» índica que ha habido una penetración de los microbios en el organismo por la «puerta de entrada» y que desde allí han llegado hasta la sangre, viajando con ella hasta detenerse en alguna parte de la columna vertebral, donde los microbios se alojan, viven y se reproducen originando las lesiones vertebrales que el enfermo padece.

La puerta de entrada de los microbios en el organismo puede llevarles directamente a la articulación. Esto es lo que sucede cuando el enfermo sufre una herida por accidente, o cuando se practica alguna inyección sin cuidados debidos. Entonces se franquean las defensas naturales y los microbios pasan directamente desde el exterior al interior de la columna vertebral.

Otras veces la infección se aloja en estas primeras defensas naturales constituidas por la superficie del cuerpo en contacto con el exterior, en donde los microbios establecen sus primeras colonias o cabezas de puente o puertas de entrada. Esto es lo que sucede cuando el enfermo recibe alguna herida en la piel que se infecta o sufre alguna infección de la misma (erisipela, granos o forúnculos, etc.) o padece ciertas alteraciones respiratorias (sinusitis, bronquitis, pulmonías, pleuritis, etcétera), o digestivas (infecciones intestinales de diversa naturaleza), o urinarias (uretritis especialmente venéreas, cistitis etc.). o incluso genitales en la mujer por vía vaginal.

Algunas enfermedades aparecen con más frecuencia en ciertas áreas endémicas, como la fiebre tifoidea o la fiebre de Malta, o la misma tuberculosis, que se introduce en el organismo por vía pulmonar o digestiva, y algunas otras debidas a hongos, que presentan bastantes posibilidades de producir espondilitis infecciosas sépticas.

En todo caso, las espondilitis infecciosas también indican que ha habido algún fallo en el sistema defensivo que ha permitido a los microbios invasores atravesar las primeras barreras defensivas, penetrar en el organismo, circular libremente por la sangre y alojarse en la columna vertebral para formar colonias de microbios que producen lesiones destructivas.

El sistema defensivo del organismo se altera en diversas circunstancias que disminuyen su eficacia y entonces no puede impedir el acceso de los microbios al interior del organismo. Esto es lo que sucede en el alcoholismo, la diabetes, la uremia, las enfermedades de la sangre que disminuyen o alteran los glóbulos blancos o perturban la formación de anticuerpos, las enfermedades crónicas, los tumores y lo que ocurre en los drogadictos o en los que padecen el SIDA.

Los microbios capaces de tener acceso a la columna vertebral y producir lesiones sépticas en la misma son más de cincuenta. Pero cada día aparece alguno más de los conocidos como microbios «saprofitos», que son aquéllos que habitualmente son inofensivos para el organismo humano. Sin embargo, desde que se emplean ciertos tratamientos que pueden deprimir las defensas se observa cómo estos microbios saprofitos o inocentes se convierten en «patógenos», que son aquéllos que sí producen lesiones importantes.

 

Conoce la espondilitis infecciosas

 

Para limitarnos a las espondilitis infecciosas más frecuentes y a los microbios que la producen, nos vamos a ocupar sólo de las producidas por los gérmenes siguientes:

— Cocos
— Mico bacterias
— Bacilos
— Hongos

En la identificación de gérmenes es importante considerar la edad del enfermo por su especial frecuencia:

- 0-6 meses: Estafilococo dorado.
- 6-24 meses: Hemofilus influenza.
- 2-14 años: Estafilococos. Estreptococos.
- 15-50 años: Gonococos en el 70%.
- 50 años: Estreptococos. Estafilococos.
- Ocasionalmente: enterobacterias. Pseudomonas.

También es conveniente tener en cuenta la vía de entrada, según sea en la piel (estreptococos, estafilococos), aparato respiratorio (estreptococos, neumococos, tuberculosis), digestivo (enterobacterias, tuberculosis), urinaria (gonococos colibacilos), genital (gonococo).

En todo caso, es necesario recurrir a la demostración del microbio responsable, que si bien, en las artritis sépticas de los miembros, el procedimiento de elección es el análisis de líquido sinovial, en las espondilitis microbianas hay que utilizar otros métodos, como la historia clínica, examen médico y métodos complementarios para identificar la enfermedad que las ha producido (fiebre de Malta, tuberculosis, micosis, fiebre tifoidea), por métodos indirectos.

Los síntomas varían según cual es el microbio original, la puerta de entrada, la enfermedad previa, de evolución aguda o crónica, diseminación rápida o lenta, manifestaciones locales y generales.

Las manifestaciones locales se refieren a la puerta de entrada, que puede producir síntomas respiratorios, digestivos, urinarios, genitales, cutáneos, etc., o bien a las vértebras afectadas, que producen dolor en algún punto de la columna vertebral, que aumenta con la presión o movilización, rigidez con contractura muscular de defensa y algunas veces signos neurológicos de compresión.

Las manifestaciones generales se refieren a la fiebre, a veces altas y con escalofríos, otras con sólo unas décimas y buen estado general, con frecuencia asociadas a las que produce la propia infección microbiana.

En general, el tratamiento de las espondilitis sépticas requiere unas medidas básicas que incluyen el reposo en cama, la tabla de madera debajo del colchón y la faja o el corsé, con ob jeto de inmovilizar la columna vertebral en descarga. Los analgésicos y antibióticos correspondientes desde el comienzo y ocasionalmente la cirugía.

Así pues, las espondilitis infecciosas sépticas son «reumatismos» vertebrales de tipo inflamatorio, producidos por ciertos microbios que tras haber invadido el organismo y haber producido manifestaciones más o menos evidentes de la enfermedad correspondiente, se alojan en las vértebras y producen entonces alteraciones locales. Este tipo de espondilitis es cada vez más raro, como lo son las enfermedades infecciosas, pero no se han eliminado por completo (aunque se sabe cómo hacerlo), por pura desidia humana.

El microbio que con más frecuencia las produce es el estafilococo, pero no es el único (la fiebre de Malta, la fiebre tifoidea, la tuberculosis, etc., también las producen). Los estafilococos aparecen asociados a las infecciones de la orina, a las operaciones de los ovarios, apéndice y, en general, a la cirugía del bajo vientre, suponiéndose que entonces los microbios invaden la sangre y viajando con ella acaban por llegar a la columna vertebral, en donde se alojan, crecen, se multiplican y producen alteraciones vertebrales. La infección vertebral se localiza comúnmente en el cuerpo o soma de la vértebra, aunque puede residir en cualquier parte de la misma. Es más frecuente en el tramo lumbar, menos en el dorsal y raro en el cervical.

En la espondilitis piógena (productora de pus), los síntomas generales son los de una infección, unas veces aguda, otras tórpida y otras subdínica o silente. Se localizan habitualmente en un tramo de la columna vertebral, bien sea cervical, dorsal o lumbar y a veces hay también no solo síntomas procedentes de las vértebras, sino que también los hay de tipo medular, cuando la infección invade el canal vertebral, o de tipo neurálgico si comprime la raíz neurálgica.

 
ciatica
columna vertebral
dolor de espalda
dorsalgia
espondilitis
fibrositis
la osteoporosis
sintomas de osteoporosis
tumores oseos
  artritis infecciosa

Las artritis producidas por una infección del organismo se llaman «artritis infecciosa». artritis infecciosaCuando el microbio que la produce está dentro de la articulación se llaman «sépticas», y si producen pus se denominan «purulentas»... 

  tipos de obesidad

No me gusta esta denominación, que induce a tirar la toalla y aceptar la obesidad para siempre. Se inicia en la primera infancia
tipos de obesidad

 
     
Categorias de medicina Familiar
  Copyright 2008 - Medicina Familiar