Articulos de
Columna vertebral
 
 

Dolor de espalda

   
 

Y aunque hay otras estructuras que participan en su formación, como la médula espinal, las raíces nerviosas, etc., ya se comprende que la alteración de las diferentes partes que la forman producirá dolor en la misma región, aunque en casos diferentes pueda ser debido a causas distintas. Dolor de espalda

Las causas que producen estas alteraciones son muy diversas, puesto que las hay de origen congénito o adquirido, inflamatorio o degenerativo, traumáticas o metabólicas, infecciosas o sanguíneas, digestivas o endocrinas, tumorales o nerviosas, intrínsecas o extrínsecas.

Hablar, pues, de dolor de espalda, que es un síntoma común a muchas enfermedades diferentes, como si fuera debido siempre a la misma enfermedad, es una ligereza propia de los que desconocen otra vez la diferencia entre la parte y el todo, lo genérico y lo específico, el síntoma y la enfermedad y pretender aplicar el mismo tratamiento, en todos los casos, es sencillo para el asesor y complicante para el enfermo, que verá progresar la enfermedad y las molestias que produce.

Mientras se aplica remedios inútiles, ineficaces e innecesarios, por no haber investigado, descubierto y comprobado cuál es la «causa» productora de sus molestias, porque está claro que no se debe tratar igual el dolor de espalda producido por una hernia discal que el debido a un mal de Pott, a una osteoporosis, a una espondiloartritis o a una metástasis tumoral, etc.

Para tratar a un enfermo con dolor de espalda se necesita a un médico «capacitado». No basta que sea un sanitario, como lo es un dentista, un farmacéutico, una enfermera o un practicante. Ni tan siquiera un médico competente en «otro» campo de la medicina. Sólo se requiere a un «médico capacitado» lo mismo sí es un médico de cabecera que un especialista de huesos, o un reumatólogo, o neurólogo, etc.

Y aunque el enfermo diga que no puede distinguir a un médico capacitado del que no lo es, lo puede aprender muy pronto. No están capacitados aquéllos que le recomiendan algún remedio en el café, en la calle, en la oficina. No lo están, aunque sean médicos, los que le brindan un remedio probado en otros enfermos, sin haber averiguado antes lo que padece usted.

Nó le sirven las recomendaciones del médico a quien ha visitado usted en su despacho, si no le ha practicado una historia clínica que conservará por escrito, si no le ha hecho a usted una exploración como es debido, si no le ha practicado los exámenes complementarios necesarios para confirmar el diagnóstico y si no es capaz de darle a usted un informe escrito para su propio médico.

Cualquier médico que haga esto es un médico responsable que merece su confianza. Cualquier espontáneo que le brinde algún consejo o recomendación sin ser un profesional que cumpla estos requisitos, no merece su confianza. Si usted sigue sus consejos debe estar preparado para lo peor y la responsabilidad será de usted porque de forma libre y voluntaria ha aceptado el papel del conejillo de Indias.

Es una regla básica en la práctica médica que para hacer un tratamiento hay que hacer «antes» un diagnóstico, que para hacer un diagnóstico hay que hacer «antes» una exploración «adecuada» y que para hacer una exploración hay que conocer «antes» cuáles son los «síntomas» o molestias que el enfermo sufre y que además hay que enterarse también de las taras personales y familiares.

 

Especialistas para el dolor de espalda

 

Empezar por el tratamiento es como empezar una casa por el tejado.

Aquí le vamos a exponer unas cuantas enfermedades capaces de producir dolor de espalda, aunque no podemos incluirlas todas, sólo para que compruebe cuan distintas son, en sus causas, en sus mecanismos, en sus manifestaciones, en su evolución, en sus complicaciones, en su pronóstico, en su profilaxis y en su tratamiento del dolor de espalda.

Unificar tantas enfermedades distintas con una sola denominación que suele ser «reuma de espalda» o «lumbago» o «dolor de riñones» puede ser correcto para quien lo sufre, pero de ninguna manera para quien aspira a recomendar un tratamiento.

Para esto se requiere algo más. El que tiene apendicitis necesita un tratamiento para la apendicitis, no para el dolor que le produce, que puede desaparecer sólo con morfina.

El enfermo que padece de dolor de espalda bien sea a la altura de las nalgas, en los riñones, entre las paletillas o a la altura de los hombros, suele ir a su médico de cabecera y hace bien.

El médico de cabecera puede ser capaz de diagnosticar y tratar, de forma competente, casi todas las enfermedades que surgen en el medio familiar, cuando tiene interés, vocación, amor al estudio, si se toma el tiempo necesario y acepta consultar con otros especialistas en casos de duda o necesidad.

Algunos enfermos con dolor de espalda, a pesar de todo, deben remitirse a los especialistas para su diagnóstico y tratamiento, para seguir bajo la propia vigilancia del médico general, que así también se presta una buena asistencia médica.

 
ciatica
columna vertebral
dolor de espalda
dorsalgia
espondilitis
fibrositis
la osteoporosis
sintomas de osteoporosis
tumores oseos
  artritis infecciosa

Las artritis producidas por una infección del organismo se llaman «artritis infecciosa». artritis infecciosaCuando el microbio que la produce está dentro de la articulación se llaman «sépticas», y si producen pus se denominan «purulentas»... 

  tipos de obesidad

No me gusta esta denominación, que induce a tirar la toalla y aceptar la obesidad para siempre. Se inicia en la primera infancia
tipos de obesidad

 
     
Categorias de medicina Familiar
  Copyright 2008 - Medicina Familiar